About me

teasunnyday

Tengo 25 años y 6 meses libre de Gluten.

Después de muchos años, diferentes doctores, tratamientos (nefastos), medicinas (que solo me daban gastritis) y mil estudios, por azares de la vida mientras estaba viviendo en Madrid, una compañera del trabajo se animó a decirme: “Mariana, ¡eres celiaca hija!” Ya se imaginarán mi cara de “whaaaat?”. Claro, la pobre mujer se le hizo fácil sacar semejante conclusión después de convivir y escucharme todos los días quejándome de mi dolor de panza, de cabeza, todo el tiempo inflamada, bla, bla, bla… y  además ella con el tema dominadísimo porque resulta que tiene un sobrinito celíaco.

Bueno para no hacerles el cuento largo, me puse a investigar y di con una clínica donde me podían hacer  todos los estudios necesarios de sensibilidad alimentaria, pruebas de sangre y otros estudios que en México siguen siendo poco comunes y por lo tanto mucho más caros y resulta que tenía varias alergias e intolerancias, las cuales mi cuerpo fue creando o detonando durante estos últimos años, debido a mi mala alimentación (o una alimentación “indebida” que no tenía ni ideaaa). Y para acabarla de fregar, ¡Intolerancia al Gluten! viviendo en España donde comen pan de trigo como tortillas de maíz en México, MY GOD!

Lo que me explicaron fue que mi intestino delgado estaba prácticamente deshecho, hecho pomada o como le quieran llamar. Mi organismo ya no estaba absorbiendo los nutrientes correctamente y siempre tenía anemia.  Say whaaaat? ¿Pero cómo? si yo comía super bien (o sea un montón) … Pues sí, las cosas como son. El queridísimo Mr. Gluten definitivamente no era mi amigo y  me estaba fastidiando la vida, de verdad, todos los días con una panza de chelera heavy (lo cual ni cerveza tomaba) y dolores que pa’ que les cuento.

Ya se imaginaran… me quería morir, no sabía por donde empezar, no sabía si nunca más iba a poder salir con mis amigos a comer o a tomar algo. Es más, llegó un punto en el que me bloquee y quería pensar que los estudios estaban mal y que todo era una exageración. Cabe recalcar que todavía hay gente que se rehusa a creer que existen intolerancias al trigo y que tratarán de convencerte de que es solo “una moda” (se los digo por experiencia). No les hagan mucho caso, definitivamente no es una moda, lo que pasa es que cada vez tenemos más información y es super importante que le prestemos atención.

Después de aproximadamente un mes de asimilar las cosas, me di cuenta que no era un juego y que en serio la estaba pasando muy mal, años atrás ya había estado en el hospital tres veces que llegaba sin poder caminar, con la panza inflamada como embarazada de 9 meses (sí, como si estuviera a punto de parir). Además de tener cansancio crónico, insomnio, dolores de cabeza, en conclusión, era un “Pain in the neck (ass)” continuo.

Lo peor  y lo que más coraje me da de todo esto, no es dejar de comer cosas con Gluten (porque se que al final es por mi bien) es que estuve viviendo  engañada no se cuantos años, pensando que tenía una simple colitis y gastritis (conste que eso me decían los doctores) y que mejor le bajaba a la Salsa Valentina y  a mis nervios , los cuales por más yoga y meditación que hacía, pues no se me quitaba el malestar INTENSO.

Ahora, mi idea principal de crear este blog es más que nada ayudar a los novatos como yo, que apenas vamos adentrándonos en este mundo “Gluten Free” compartiéndoles mis conocimientos, lo que he aprendido en estos seis meses y lo que vaya aprendiendo, todo se va directito al blog. Además  me gustaría compartirles mis experiencias y  los tips con los que he sobrevivido para llevar una vida completamente “normal”. Haríamos como un apoyo mutuo. ¿Qué les parece?, dicen por ahí que “No hay mayor satisfacción que un logro compartido”.

Y de verdad no se traumen, es cosa de mentalizarse y poco a poco va costando menos trabajo, sobre todo cuando ya empiezas a notar la mejoría (se los dice alguien que lo ha vivido en carne propia, neta). Les prometo que muy rara vez se les va a antojar algo que saben que al final del día van a estar chillando del dolor y que le hace mucho daño al cuerpo. Ya verán cuando se noten más sanitos, no hay marcha atrás 🙂

Claaaro, siendo sincera también a veces tengo mis breakdowns y la paso mal….¡normal!  en la mayoría de los lugares cocinan cosas con gluten y la mayoría de los lugares “cool” no tienen postres para celíacos y así una y mil razones más para desesperarse y querer romper la dieta. ¡NO LA ROMPAN! debe ser una dieta super estricta si quieren dejar de pasar malos ratos. Que no te quede bien tu ropa, que no puedas estar cómodo en algún lugar, que en lugar de estar concentrado en lo que debes, estés pensando en los “gases” que te recorren todo el cuerpo….NO ES VIDA.

Yo sobreviví al shock de que te digan “nunca más vas a poder comer cosas ricas, postres, pan, etc….” ¡MENTIRA! Sí se puede, solo hay que saber cómo y dónde. Por eso me parece super importante que en México nos empecemos a poner las pilas, hay muy poca gente informada de la celiaquía, intolerancias y alergias al gluten. ¿Qué fuerte no? Esto conlleva a que muchas personas vivan engañadas pensando que tienen colitis nerviosa, estrés, mala alimentación u otras enfermedades (¡es horrible! y peligroso). Nos falta mucho por aprender y por hacer, por ejemplo tener  “El paraíso Gluten Free” imagínenselo….  ¿A poco no? mi sueño dorado.

Por último y para cerrar con broche de oro, para los (morbosos) que se preguntan ¿enflacaste dejando de comer Gluten….? Pues les tengo una buena y una mala noticia. La buena noticia es, que en mi caso sí he bajo mucho de peso (clap! clap!) PERO tengo que decirles que ahora cuido más que nunca mi alimentación, como super sano y cuando salgo a comer siempre me voy por la opción ” sana y segura”, antes me hubiera pedido la hamburguesa mas gorrrrrrda y si se podía con papas fritas, ¡mejor! Believe me.

La mala noticia, lo que realmente te enflaca es tu estilo de vida y que tanto cuides tu alimentación. Si eres intolerante al gluten  y necesitabas bajar de peso…. NICEEEE! Pero lo mejor de todo esto es la mejoría que sientes, se te desinflama la panza, retienes menos líquidos, tienes más energía (por lo tanto más fuerza para ir al gym… yeiii) y así una y mil razones más para vivir libre de Gluten, que ya les iré contando.

Creanme,  “been there, done that……” TE CAMBIA LA VIDA.

Love,

Mariana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s